ramo-1
Notas Novias

Cómo elegir tu ramo

El ramo es el broche de oro de la vestimenta de la novia, es por eso que no puede quedar librado al azar. Es el arreglo más importante y, su forma y colores, deben ir de acuerdo a la estética del casamiento. La novia debe sentirse cómoda y, por supuesto, tiene que acompañar el estilo de vestido de ella.

Ya tenés tu vestido en proceso, estás viendo los zapatos y ya es hora de ir pensando en el ramo. El ramo es muy importante, ya que todos tus invitados lo verán e incluso una de tus amigas se quedará con él.

Puede resultarte difícil llegar al ramo adecuado, por eso te dejamos algunos tips para que conjugados con tu gusto logres el ramo ideal:

Ramillete:

Son los más redondos y suelen ser acordes para toda novia y vestido. Que sea más formal o informal, depende del gusto de cada novia. El tamaño suele ser mediano y se utiliza generalmente cuando la falda tiene mucho volumen y el cuerpo ajustado.

Cascada:

Los utilizan las novias más clásicas: si el vestido tiene cola larga y velo este es el ramo para vos. Se componen de diferentes flores, van cayendo en capas. Es muy versátil, ya que puede combinar diferentes tipos de flores y tamaños, depende del gusto de cada novia.

Asimétrico:

Son los mejores para vestidos simples, se caracterizan por ser poco recargados y sin mucho volumen. Lo mejor en este caso es unir muchas especies de flores y colores que estén de moda en un mismo ramo. Las novias más modernas seguramente optarán por este.

Tallo largo:

Son aptos para todos los vestidos por su simplicidad pero son ideales para aquellos más ajustados y ceñidos. Las novias más altas y esbeltas, son las que más se lucirán con este tipo de ramos. No son muy recomendados para las más bajitas ya que acorta la figura y las hará ver más pequeñitas.

Colores:
Los tonos derivados del rojo, son ideales para mujeres de tez morena y cabello oscuro.
Los tonos azules, muy recomendados para las mujeres rubias de piel blanca.
La mezcla de colores son muy acordes para ceremonias al aire libre o bodas de día.

Y vos, ¿cuál elegís?