Home » Notas » Inspiración Natural: El paisajismo y las bodas
Casamientos Notas

Inspiración Natural: El paisajismo y las bodas

paisajismo
El jardín de Marcelo Calsina

Junto al reconocido paisajista Marcelo Calsina, analizamos el lenguaje del paisaje y las flores, lo relacionamos con el mundo de las bodas y nos inspiramos con la magia de los jardines.

Fotos Dolores Esteve

 

El jardín de la novia

El verano es la temporada indiscutible para disfrutar de la naturaleza, y los salones de fiesta con parques, espacios verdes o rodeados de paisaje, son los más buscados para celebrar casamientos de estación.

paisajismo

Junto al reconocido paisajista Marcelo Calsina, analizamos el lenguaje del paisaje y las flores, lo relacionamos con el mundo de las bodas y nos inspiramos con la magia de los jardines, “obras de arte vivas”, como dice el especialista en paisajismo. Oda a la naturaleza, expresión por excelencia del amor.

Marcelo lleva años en el arte de diseñar paisajes, asesorando a sus clientes en todo lo relativo a espacios verdes que dialoguen con su entorno natural e inmobiliario. Lleva realizados más de 200 proyectos de paisajismo en Córdoba y otras provincias argentinas, creando jardines desde una concepción plástica –es pintor aficionado- de los mismos.

En su casa de Villa Allende, creó su mejor obra de arte: un parque con el diseño jardín de paisaje, en el que sigue trabajando cada día y que lo vuelve a sorprender cada vez que lo recorre. Si detrás de toda boda hay una historia de amor, detrás de los paisajes de Marcelo, también.

¿Qué dice el parque del lugar que está acompañando, y más puntualmente de un salón de fiestas?paisajismo

Todo. En el caso de un salón de fiestas, destinado a bodas, se ponen en juego los sentimientos, más puntualmente el amor, la nostalgia por lo que quedó atrás, la emoción por el futuro… es una ceremonia de transición, de cambio de ciclo, uno de los más importantes de la vida, en el que se pasa a vivir de forma compartida, y en el que hay un componente amoroso muy fuerte. Al amor lo rodea un encantamiento, una magia especial. Todo eso debe ser acompañado o recreado por la construcción del paisajismo del salón de fiestas.

¿Qué plantas sugeriría incorporar en este caso?

Principalmente flores. El lenguaje de las flores aporta muchísimo. Buscaría aquellas que sean glamorosas, como las rosas, y sugeriría que sean blancas, crema o rosadas, acompañadas de otras flores más delicadas, que tengan una cierta bruma, como las lavandas.

¿Qué estilo de paisajismo es ideal para los salones de fiesta?

Podríamos decir el jardín de paisaje. Pero siempre depende del estilo de la arquitectura inmobiliaria; hay que prestar atención a cada caso en particular, tratando de adaptarse también al entorno natural, respetando el paisaje propio del lugar y dialogando con la arquitectura.

¿Cómo describiría el jardín de paisaje?

Es el estilo más visto en Córdoba. En la historia del paisaje, el jardín del paisaje es desarrollado por los ingleses, luego del Renacimiento. Es un estilo que le canta a la naturalidad, la respeta y acompaña con formas suaves, redondeadas y orgánicas, reproduciendo las líneas de la naturaleza, que nunca son rectas. Crea distintos espacios verdes rodeando los parques, de manera irregular pero armónica. Hoy, evolucionó y tenés jardín de paisaje inglés, serrano o tropical, adaptándose al lugar donde se realiza el diseño.


MÁS INFO

¿De qué manera dialogan el lenguaje de la arquitectura inmobiliaria con el lenguaje del paisajismo?
De manera constante, teniendo en cuenta los elementos principales del diseño. Hay dos estrategias posibles para diseñar el paisaje en diálogo con el estilo arquitectónico. Una es acompañándola con el mismo estilo de arquitectura paisajística, acentuando las formas de su lenguaje… seguirle el juego. Otra es exactamente lo opuesto, buscando ablandar o hacer más rústicas las formas y el clima de la arquitectura, según sea el caso.

¿Qué factores se ponen en juego en el proceso de creación del arte del paisaje?
La arquitectura, el lugar –clima, suelo, características morfológicas-, las normativas –retiros, veredas, disposiciones-, y las preferencias del cliente –gustos, situaciones de uso. En base a eso, se determina un lenguaje, con el cual comienzo a pintar; yo considero al paisaje como una obra de arte viva, en la que se ponen en juego todos los sentidos.