Agenda Culturales Moda Notas

Hoy empieza BAIFFF, el festival internacional de fashion films

Es el primero de su tipo de Argentina y Latinoamérica y celebra su tercera edición. Cómo se organiza y qué novedades trae en 2017, nos cuenta su creador y director, Willmer Williams.

Por María Aliaga

Buenos Aires International Fashion Film Festival (BAIFFF) es el primer festival de fashion film de Argentina y Latinoamérica. Del 4 al 5 de abril se lleva a cabo la tercera edición con sede en la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.

Willmer Williams es el realizador audiovisual, director de fotografía y publicista especializado en producción cinematográfica que creó, cofundó y hoy dirige BAIFFF. “La idea que tiene BAIFFF como festival es la de dar a conocer el trabajo de los artistas realizadores audiovisuales, y la de promocionar el talento nacional y sudamericano”, explica Williams.

¿Qué es un fashion film? Un corto de cine o video digital que dura entre 1 y 15 minutos y combina moda y arte para contar una historia. Un formato audiovisual que marca tendencia en el mundo, con importantes directores de cine, como Sofía Coppola y Roman Polanski experimentándolo.
Durante la convocatoria de este año, se recibieron más de 450 films de 27 países, de los que fueron seleccionados 37, que competirán hoy y mañana en 13 categorías. Los trabajos fueron evaluados por un jurado internacional integrado por reconocidas personalidades del mundo del cine, la moda, el arte y la publicidad. Entre ellos, se destacan Martin Churba, diseñador, artista e innovador cultural; Oscar Fernández ROHO, director creativo; Luisa Saenz, directora general y fundadora de México Fashion Film Festival; Marie Schuller, directora de cine.

“Desde el principio conseguimos aceptación con BAIFFF. No sólo proponemos y vendemos un festival de moda, sino de cine. Éste es un punto de encuentro, un espacio que conjuga cine, moda y arte”, afirma el creador del festival. En esta edición, el evento contará con el apoyo de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Universidad de Palermo, Dirección General de Industrias Creativas del Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología GCBA, entre otros.

BAIFFF fue el primer festival de fashion films de Argentina y Latinoamércia, ¿cómo surge la idea de crearlo?
Yo soy director de fotografía publicitaria y de cine. En 2011, filmo en Venezuela una publicidad de una marca de ropa, en la que me llamó la atención la libertad con la que estábamos filmando. No era una publicidad normal, sino que nos concentrábamos en contar una historia. Ahí me explican qué es un fashion film. Luego tuve la misma experiencia cuando trabajé para Levi´s en la semana de la moda de Nueva York (NYFW). Lo vi como una señal. Empecé a hacer una investigación, tras la que descubro que se estaban a hacer festivales de este tipo de producciones en el mundo, en capitales como París, Berlín, Londres. Ahí dije “wow”.
¿Cuáles fueron los desafíos de la primera edición, tratándose de un concepto novedoso para Argentina?
Lo más difícil fue que la gente, y los mismos realizadores, entendieran que esto es un nuevo formato. Aquí ya se estaban haciendo fashion films, pero no se lo nombraba de esa forma, no se unificaba a las producciones de este tipo bajo un mismo concepto. Ese fue el primer desafío, darlo a conocer a todo el mundo aquí. Luego darle al festival un formato internacional y poner a las fashion films en valor como una herramienta audiovisual para la comunicación de marcas, en la que se fusionan marketing y arte.
¿Y qué desafíos presenta la organización de este tipo de festival edición a edición?
Todos (risas). No me imaginé al principio que esto se transformara en un evento tan grande. Cuando la gente empezó a darse cuenta de la magnitud del formato y el fashion film tomó fuerza, fuimos muy bien recibidos al salir a vender el festival. Desde el principio, la verdad, conseguimos aceptación con BAIFFF. No sólo proponemos y vendemos un festival de moda, sino de cine. Éste es un punto de encuentro, un espacio que conjuga cine, moda y arte. Así que sí, la organización es compleja y difícil, sí.
¿Se hace más fácil el proceso, con dos ediciones exitosas anteriores de BAIFFF?
No es más fácil. En la primera edición, al ser un festival tan novedoso, no había expectativas. Luego de un muy exitoso primer BAIFFF, la vara quedó alta. Para la segunda edición, llegamos a cumplir con el reto, y tuvimos aún más apoyo de sponsors, más voluntarios. Hoy sigue siendo un formato en crecimiento y muchas marcas nos contactan para participar, pero todavía seguimos ganando confianza. Como desafío retomamos la misión de remarcar qué es un fashion film.
Además, en esta tercera edición queremos mostrar la mirada de la mujer en el cine y en la moda, lo que se logrará, entre otras cosas, a través de una charla y la alianza latinoamericana en el rubro. Hoy existen festivales de fashion film en México, Chile, Colombia y Paraná, con los que tenemos muy buena relación. Estamos trabajando juntos para mostrar a otros continentes nuestro trabajo a nivel alianza. De hecho, fuimos convocados para mostrar los mejores cinco trabajos latinoamericanos Estambul.
El jurado de esta edición de BAIFFF se conforma por personalidades internacionales del cine, la moda, el arte, la publicidad: ¿Cómo se realiza su selección?
Primero armamos una lista de áreas involucradas en un fashion film: maquillador, estilista, fotógrafo, director, productor, creativo, músico. Luego, proponemos nombres de personas destacadas por su trabajo y que tengan credibilidad dentro de la industria. Son todos artistas referentes, que dan un aporte al mundo del fashion film. Luego vamos avanzando, depurando. Lo más difícil es coordinar el tiempo de estas personas importantes para formar parte de nuestro jurado. Te diría una de las cosas más difíciles de la organización del festival.
¿Qué novedades presenta esta tercera edición de BAIFFF?
El festival está planteando con una modalidad extendida, de calidad, no invasiva. Con todo el equipo estamos siempre proponiendo ideas para crear un festival que a nosotros nos provoque ir. La apuesta implica no sólo proyectar los films ganadores, sino llevar cortos que son creados para internet, a una sala de cine; darles valor a los artistas invitados. Para eso contamos con las salas de cine de buen diseño y gran comodidad de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.
Luego, en esta tercera edición, cuando el invitado sale de la proyección, disfrutará de performances de artistas, charlas internacionales y debates. Como novedad, también proyectaremos un largometraje elegido por su estética y mirada. Se trata de una película The Neon Demon, protagonizada por Elle Fanning y Keanu Reeves, dirigida por Nicolas Winding Refn y con la participación de Natasha Braier en la dirección de fotografía. Ella es una fotógrafa argentina que está entre las mejores del mundo.
Mencionaste al equipo de BAIFFF, ¿cuántas personas trabajan en su organización?
Este año, fijos somos seis; luego cada uno de nosotros arma su propio equipo. El día del evento, se suman entre 15 y 20 personas más.
¿Siempre se pensó como un evento gratuito?
Desde el minuto uno. Hoy creo que los festivales no deberían ser cobrados, para eso están las marcas.
¿Cómo ves BAIFFF a futuro?
Estamos trabajando para hacer una gira nacional del festival, con una selección de los mejores fashion film de esta edición. Nos gustaría ir a Córdoba, Mendoza y Rosario, para incentivar el fashion film en todo el país e involucrar a todos los actores de este mercado del país. Estamos trabajando en eso, pero depende del apoyo que recibamos.