Casamientos Notas Novias Personajes

Crónica de boda: El SÍ de Agustina Bruchmann

img-20161108-wa0010

En #edición69, la creadora y diseñadora de Shibinda nos contó los detalles de su boda en primera persona. ¡Mirá e inspirate!

Por María Aliaga

La creadora y diseñadora de la firma de accesorios e indumentaria de diseño Shibinda, Agustina Burchmann, celebró su unión con Nicolás Azorin en una tarde-noche soñada en Astilleros Milberg, el coqueto salón de fiestas de Tigre, Buenos Aires, con una ceremonia religiosa súper emotiva y una fiesta de película. Previamente, el casamiento por civil, íntimo y canchero.

“Soy muy –muy- detallista y quería estar atrás de todos los detalles”, nos dice Agustina Bruchmann, al compartirnos los secretos de su gran día. Una boda para inspirarse.

Una creativa y emprendedora con pasión y visión. En su boda, como en su día a día, la guió su instinto estético natural y su amor por crear. Agustina (32) nació en Santiago del Estero y en 2002 se mudó a Córdoba para estudiar Diseño Gráfico. Mientras estudiaba, creó una marca de accesorios de diseño que pronto se expandió por el país, por su estilo alegre y sofisticado, Shibinda.
Al recibirse, siguió apostando al crecimiento de su emprendimiento, que continúa hoy a paso firme. En 2014 se fue a vivir a Capital Federal, instaló un local en Recoleta y sumó a Shibinda una línea de indumentaria. Las redes sociales son su fuerte, con más de 61.000 seguidores en Instagram y más de 51.000 me gusta en Facebook.
A Nicolás lo conoció por amigos en común, ya instalada en Buenos Aires. 1 año y 8 meses después, son marido y mujer. “A Nico lo elijo como marido porque me complementa; tiene todo lo que quiero de un hombre y quiero estar para siempre con él”, nos cuenta una Agustina súper enamorada.

“La propuesta de casamiento ha sido en octubre de 2015. Fue una gran sorpresa; no me lo imaginaba. Ha sido cuando he vuelto de viaje con mi familia; él me esperaba con una caja de bon o bones, adentro de la que estaba la cajita con el anillo. ¡Imagínate mi felicidad! Y justo en octubre de 2016 ha sido la fecha de casamiento, así que he tenido un año de preparación”, empieza contando Agustina.

¿Qué nos podés contar de la organización de su boda?
Lo primero que queríamos hacer era poner una fecha, y para eso dependíamos de los lugares. Hemos decidido hacerlo en Buenos Aires, porque soy muy, muy detallista y si lo hacía en Santiago no iba a poder estar viajando siempre; quería estar atrás de todos los detalles. Yo buscaba un lugar tuviera todo: verde, un lindo espacio afuera, linda vista y un salón divino también. A través de una amiga conocí Astilleros Milberg y ahí nomás lo señamos.
Después, empecé a buscar proveedores dentro de la lista con los que trabaja el salón. En noviembre de 2015 empecé por buscar el cateringFava– y la ambientaciónEstilo Chic Ambientación & Event Planner– y el DJPato Zambrano Disc-Jockeys-, con quien cerramos en febrero de 2016.
Comencé a soñar, inspirarme y también a buscar proveedores y definir qué quería, pero como estaba con mucho trabajo, fue en junio de 2016 cuando comenzamos de lleno con todo. Ahí cerré la ambientación, que para mí era casi lo más importante. Los meses más fuertes de organización fueron los 4 previos a la boda, y 1 mes antes concretamos todo, con la prueba de la comida, la selección de la música, etc.

¿Quién fue tu ayudante fiel?
Mi ayudante fiel fue mi marido, que me ayudó en todo. Él se encargó del DJ, del catering; más de la logística y la parte administrativa, y yo me encargué más de la parte de diseño… También me ayudó un montón mi mamá, que a la distancia todo el tiempo estuvo conmigo. De hecho un mes antes de casarme se vino a instalar a mi casa a ayudarme con todo.
¿Qué parte previa al gran día disfrutaste más?
El último día, en que nos fuimos a instalar al hotel –Intercontinental Nordelta– donde luego pasamos la noche de bodas. Hay un spa divino; fue un día de relax total, que necesitaba porque los dos últimos meses habían sido caóticos. La mañana previa a la fiesta también, fue muy linda.
¿Cómo fue el proceso de elección y creación de tu vestido de novia?
El vestido lo hizo Virginia Molina, que es una muy amiga de la infancia. Apenas supe que me casaba, la llamé y le dije: `Moli, vos hacés mi vestido´. Al principio no sabía qué quería; soy diseñadora y cuando me tocaba hacer un vestido para mí, no me lo imaginaba. Dejé pasar el tiempo y en julio, 3 meses antes de casarme, comenzamos. Fue un proceso muy lindo con mi amiga Moli.

¿Cómo viviste el casamiento por civil?
Lo disfruté mucho y estuve muy relajada; fue el miércoles anterior al día de la fiesta –que fue sábado-. Hicimos el civil a la mañana, súper íntimo, y después fuimos a la Iglesia -Santa Elena-. Como yo quería tener la ceremonia religiosa en el salón, primero había que hacer el Sacramento formal en la Iglesia; fue muy hermoso. Luego nos fuimos todos a almorzar a Pani, un lugar divino en Palermo, donde estuvimos hasta las 17.

“La boda fue el sábado siguiente y comenzó a las 18.30. A esa hora todos estaban sentados para comenzar la ceremonia al aire libre junto a un lago divino donde se armó un altar espectacular. La celebró el mismo cura que nos casó el miércoles, amigo de la familia de Nico. Después fue la recepción, también en el exterior, y luego la comida, sentados ya dentro del salón, y el baile”, empieza contando Agustina Bruchmann sobre el día de su fiesta de casamiento.

¿Quiénes te acompañaron en el momento de preparación para el gran día?
Me acompañaron mi mamá; mis dos hermanas, Florencia y Julia; mi sobrino y ahijado; Nadia, una de mis testigos; y Virginia Molina con su asistente Ivi. El mismo salón tenía una suite divina así que ahí nos preparamos todas. Elegí hacer la ceremonia en Astilleros Milberg para prepararme ahí, estar más tranquila y bajar directamente. Como el salón era lejos, no quise que todos se trasladen varias veces. Además, contraté un traslado con horario fijo para todos los invitados, que salía de Palermo y los llevaba a Tigre.
Dijiste que la ambientación te parecía uno de los puntos clave a organizar, ¿qué detalles nos podés contar?
Fue lo que más tiempo y coordinación me llevó. Estilo Chic me hicieron una propuesta y yo la fui cambiando de acuerdo a mis gustos e idea, y así íbamos llegando a un acuerdo. Afuera había un ambiente más cálido y chic, con muchas flores y lucecitas que caían de los árboles; la iluminación es fundamental. Mi hermana Flor hizo todas las canastitas de los baños; participó un montón.
Adentro fue lo que más me gustó; una ambientación espectacular. Hice entelonar todo el salón de negro, entonces todo lo que había resaltaba mucho más. Me gustaron mucho los candelabros y los centros de mesa, que tenían distintas alturas y estilos. Combiné meses rectangulares espejadas Tifanny, con mesas redondas tradicionales; las sillas también eran Tifanny.
¿Qué rol jugó la iluminación dentro del salón?
Fue clave; todo lo que había resaltaba mucho con la iluminación del DJ. Se montó unos tubitos de LED geniales, que se iban cambiando al ritmo de la música. Atrás de la mesa principal, teníamos un telón de luces que caían; fue divino. Aparte, todo estaba iluminado con otro tipo de luz de arriba.

¿Qué recordás del momento de tu ingreso para la ceremonia religiosa?
Tenía muchos nervios, estaba ansiosa por salir. Me emocionó un montón ver a todas las personas que nos estaban acompañando, verlo a Nico esperandome, estar caminando con mi papá… Fue espectacular. Cuando termina la música empieza a escucharse el sonido de las ranas de la laguna de al lado, croando…. Fue hermoso. Me dije: `A esta noche la voy a disfrutar´, y así fue.
Vals, ¿sí o no?
Yo no quería bailar el vals porque me parece aburrido para los invitados. Bailamos con Nico un tema representativo para nosotros, La Vie en Rose. Después me sacaron a bailar mi papá, mi suegro y dos cuñados, y se cortó ahí. Fue súper breve.
Y después, la fiesta…
Luego, música sin parar toda la noche. Fue una indicación que dimos, de que no se cortara el baile. De hecho no hubo torta de novia por eso, y la mesa de dulces estuvo afuera. En el momento en que tiré el ramo, el DJ puso un tema especial y divertido. Tiré el ramo desde el escenario y Nico tiró una caja de whisky vacía, pero quien la ganó se llevó el whisky. Estuvo muy divertido; la música fue espectacular. Imagínate que el plan era terminar a las 5 y a las 5.30 seguíamos saltando y pidiéndole que siga poniendo música. La fiesta estuvo up toda la noche.
¿Qué particularidad tuvo el cotillón?
Obviamente lo hice yo. Me ayudaron todas las chicas de Shibinda, Nicolás durante los fines de semana, mi mamá y mis hermanas. A mí me hicieron una corona blanca con brillos, lentejuelas, piedras y plumas largas, que le pusieron lucecitas LED. A Nico le hice una galera con plumas y también un corazón que bombeaba con luces LED. Después hicimos un montón de vinchas de flores, anteojos con florcitas, piedritas, plumas; todo uno por uno. También hicimos un cotillón específico para la banda, unos moños con piedras y con luces, y para los los barman unas corbatas con lucecitas.


FICHA TÉCNICA
Civil
Día y hora: 28 de septiembre, 11 hs.
Lugar: Registro Civil de Coronel Diaz
Invitados: 30
Vestido: Cara & Vincent
Zapatos: Narcisa
Ramo: Joaquina García Laborde
Sobre: Consumora Handbags. “Al sobre me lo hizo especialmente Consu, la diseñadora, en base al color de mis zapatos.” 
Pelo y make up: “Fueron las mismas que para la fiesta. Previamente hice prueba con las dos, de maquillaje y peinado”.
Boda
Día y hora: 1º de octubre, 18.30 hs.
Lugar: Astilleros Milberg, Tigre, Buenos Aires.
Invitados: 270 a comer y aprox. 80 después de 00 hs. En total, 350.
Tarjetas: “¡Las hice yo! Además hicimos unas invitaciones digitales a través de la empresa Wed Company, de lista de regalos”. 
Vestido: Virginia Molina de Ainsi soit-il
Pelo: Caro Soria - Hairstyle & Make Up
Tocado con florcitas: Yan Hats
Zapatos: Paruolo. “Me los regaló una amiga”. 
Make up: Fabi Pereyra para Bettina Frumboli Estudio de Maquillaje
Ramo: Joaquina García Laborde de Atelier de Flores
Accesorios: “Usé una pulserita divina de Swarovski, los aritos también; nada más”. 
Coordinación: Luz Frers de Astilleros Milberg. “Ella fue la organizadora durante la noche del evento; entonces ya pude relajarme y me entregué. Salió todo perfecto, por suerte”.
Técnica y musicalización: DJ Pato Zambrano Disc-Jockeys. 
Catering y barra: FAVA Catering. “Fue espectacular”. 
Photobooth: BA Booth. “Estuvo muy divertido. Lo que hicimos y que aconsejo hacer, es que los invitados no sólo entraban y se sacaban fotos en la cabina, sino que había karaoke y la posibilidad de dejarnos un mensaje. Eso nos quedó como un video editado súper divertido. También para la cabina, hice los cartelitos yo”.
Banda: Los Leyenda Valdés. “Tocaron 40 minutos, una hora… Muy divertido”.
Fotografía: White Studio Felicitas Carneiro. “Punto Avi hizo las fotos para la empresa de ambientación y también nos sacó fotos divinas”.
Video: Victor Pane. “Es un genio; también estuvo en la previa y contrató un dron. Él nunca había hecho bodas pero hace cosas tan lindas que lo contratamos”.
Noche de bodas: Intercontinental Nordelta, “que ahora de llama Wyndham”.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario